Reportes de Manejo

Volkswagen Crossfox 2011 a prueba

Probamos el subcompacto de la marca alemana y te decimos por qué es el auto citadino ideal<br />

14/10/2010

Volkswagen Crossfox 2011 a prueba
14/10/2010,

Antecedentes
El Volkswagen Crossfox, que es básicamente un Lupo con una altura mayor de la suspensión y algunos detalles tipo Off Road, siempre se ha caracterizado por ser un auto sencillo y carismático. La generación anterior tuvo muy buena aceptación entre el público joven gracias a que ofrecía ese estilo aventurero pero en un paquete maniobrable y de diseño agradable.

Ahora, para este modelo 2011, sufre algunos cambios estéticos y en el interior para acoplarse mejor al resto de la gama de la marca. En el exterior encontramos, o mejor dicho, ya no encontramos el pequeño tumba burros al frente, los faros y parrilla se rediseñaron para parecerse al Golf de sexta generación, las letras del costado fueron sustituidas por una franja gris con el logotipo del zorro, las calaveras son diferentes en diseño interior (por fuera son las mismas), la llanta de refacción externa ahora utiliza un solo brazo para sostenerse y las fascias y estribos son obviamente distintos.

Precio: $197,451

Características técnicas y mecánicas
El motor que utiliza el Volkswagen Crossofox 2011 es un cuatro cilindros 1.6L de ocho válvulas y árbol de levas en el bloque, que produce 101Hp y 105Lb-Pie de torque aunado a una transmisión de cinco cambios manuales. Esto es una mejora de 2Hp y 3Lb-Pie más que son casi imperceptibles durante el manejo. Los frenos son de disco para el eje delantero y de tambor para el trasero.

Como opcionales ahora encontramos las bolsas de aire frontales, quemacocos, ABS, asientos en piel y pintura especial o aperlada para la carrocería y beneficios como el Bluetooth y entrada auxiliar de serie.

Manejo
A pesar de su altura elevada, el Crossfox ofrece muy buena estabilidad en curvas, pero sobre todo, el alegre motor (que le gusta ser revolucionado), la dirección precisa y de buena resistencia, los frenos eficientes y la precisa transmisión manual convierten del manejo en algo divertido incluso a bajas velocidades. Es difícil de explicar pero es como si el auto disfrutara ser manejado, algo que definitivamente ameniza los trayectos.

Los 101Hp del motor no son los más briosos pero gracias al buen balance de torque y sobre todo a la caja manual, las subidas no le afectan demasiado y eso sí, el consumo de combustible es por demás bueno –cuidando el acelerador logramos un promedio de 17Km/l en ciudad.

Interior
Para este modelo 2011, el tablero, asientos y paneles de las puertas fueron rediseñados y mejorados en cuanto a calidad de plásticos y ensamble. Comenzando por cómo luce, nos resultó agradable que recibiera el estándar de los demás productos de la gama y no uno que lo diferencia en cuanto a calidad del resto, como marcando que es un subcompacto inferior. El Crossfox luce por dentro como cualquier otro Volkswagen, eso tiene sus Pros y sus Contras obviamente.

Los asientos son cómodos y ofrecen buena sujeción, eso sí, se encuentran bastante alzados lo que da una buena perspectiva periférica hacia fuera del vehículo pero una persona de altura mayor a los 1.90m sufrirá por un poco más de espacio hacia el toldo. Los costados interiores cuentan con unos resortes que sirven para detener pequeños objetos y le dan un look muy aventurero. La piel, aunque es completamente sintética luce muy bien acorde al resto de los materiales del interior.

Nuestra única queja a cerca del interior es sobre el sistema de sonido que además de parecer de aftermarket y no uno de equipo original, es de muy baja calidad, produciendo sonidos bofos y bastante desagradables. Sí, tiene conexión Bluetooth para tu teléfono y entrada auxiliar o USB para tus reproductores de música, pero el sonido no es bueno. Esto se podría resolver posteriormente comprándole uno del gusto del cliente pero creemos que por la cantidad de dinero que se está pagando por el auto, debería de incluir uno mejor.

El espacio para las plazas delanteras y traseras es suficiente como para acomodar a cuatro adultos y un niño, pero cinco sufrirán en un viaje largo. La cajuela, gracias a que la llanta de refacción está instalada en el exterior, es mayor de lo que podríamos pensar (muy profunda) pero bastante corta.

Conclusión

A pesar del precio que consideramos un poco elevado y del sistema de sonido deficiente, sí creemos que el Volkswagen Crossfox 2011 es un excelente producto. Desde el moderno diseño con toque aventurero, el refinado y espacioso interior, hasta el divertido manejo y buena economía de combustible, es un paquete muy bien armado y de buen valor, sobre todo para un auto citadino. La elevada suspensión y llantas de uso intermedio (calle y off road) significan que los diferentes baches, topes y charcos que casi no encontramos en nuestras ciudades, pasan desapercibidos y sin daño para el auto. Así que si estas buscando un auto para ciudad que sea pequeño (fácil de estacionar), divertido al volante, de buen diseño, resistente, económico y de buena calidad, el Crossfox cumplirá tus expectativas.

 

Galerías asociadas

Comentarios

Búsqueda

Ingrese los términos de su búsqueda

Más Noticias

Contenido provisto por Autocosmos.com